En Rumanía, los teatros han vuelto a abrir sus puertas tras un cierre de seis meses debido a la pandemia. Con todas las precauciones necesarias para evitar contagios, el arte y la cultura se abre paso con dificultad, relata Euronews.

"La relajación de las medidas lleva en un momento no muy propicio pues la curva de infecciones por la COVID-19 está aumentando en lugar de descender, y eso complica nuestra situación", explica Ion Caramitru, director del Teatro Nacional de Rumanía.

Pocos espectáculos y una ocupación a un tercio de su capacidad son los nuevos estándares del Teatro Nacional de Bucarest.

Siga leyendo el artículo.